Aislados dentro de la ciudad

Aunque se encuentren en el centro de Caracas, los habitantes de la Misión Vivienda se encuentran marginados de las condiciones para vivir dignamente

Para tomar el bus que lo llevará a la estación de Metro más cercana, Pedro* debe bajar a pie cada día una empinada ladera desde su casa, en el urbanismo Manuelita Sáenz en Las Mayas, hasta la parada  de otro urbanismo cercano, llamado Turmerito, situado al extremo oeste de Caracas. No es la única cuesta que debe sudar. Su apartamento, donde vive desde 2015 con su esposa y sus dos pequeñas hijas, no tiene servicio de electricidad (debe “tomarla” de los postes de luz cercanos), ni de agua (debe cargarla en tobos y almacenarla en pipotes). Las calles sin asfaltar lucen iguales que el 24 de diciembre de ese año, día  en que el Gobierno del Distrito Capital prometió que serían acondicionadas. “Nos entregaron los apartamentos a medio hacer. Cuando nos dieron las llaves, nos dijeron que debíamos ocuparlos antes de que otros los invadieran… cuando llegamos, ya habían desvalijados algunas puertas”, afirma este obrero de 49 años sobre su casa de la Misión Vivienda, que le entregaron las autoridades después de vivir en el refugio del Fuerte Tiuna donde se albergó luego de ser desalojado de su hogar “cuando el cerro se vino abajo”.

A 10 kilómetros de Turmerito, en el sector Maripérez de Caracas, otras familias intentan convivir, entre pocos metros cuadrados, en los edificios  que resaltan en la neurálgica avenida Libertador por su singular forma y por sobresalir por encima de la acera. En el piso 5 de la torre C del Urbanismo Santa Rosa, en un apartamento de 3 habitaciones, viven 4 familias. Unas 12 personas en total. Un retrato de precariedad y hacinamiento en pleno centro de la capital.

“Los vecinos acá vienen de refugios de PDVSA y del Ministerio de Ambiente, también del barrio Santa Rosa donde las casas se estaban cayendo por las lluvias. Para optar por los apartamentos, teníamos que tener una familia de 5 integrantes. Ahora esas familias se han multiplicado y hay hacinamiento”, comenta Genesis* mientras amamanta a uno de sus cuatro hijos.

Estos apartamentos fueron entregados en obra gris sin protección en ventanas ni rejas de seguridad en los balcones. Los vecinos denuncian el riesgo que esto representa para los niños que allí hacen vida. Los ascensores no están operativos por falta de mantenimiento, los bajantes dejaron de funcionar porque no había alguien encargado de recoger los desechos, el área destinada para negocios comerciales no se utiliza y las canchas deportivas “sirven más como fumadero” que como lugar de esparcimiento; según denuncian los habitantes de estos edificios en Maripérez.

Habitantes y escenas de la Gran Misión Vivienda Venezuela Turmerito. Fotos: Carlos Ramírez

50%

de los habitantes de Caracas viven en barrios

Fuente: Ministerio Vivienda

Entre la parroquia Carayaca del estado Vargas y el sector Cerro Negro del municipio Libertador se erige Ciudad Caribia, el complejo ideado por el fallecido presidente Hugo Chávez en 2006 para albergar 20 mil viviendas a la que sólo se puede entrar por la autopista Caracas-La Guaira. En la terraza C, una de las más empinadas del sector, *Ernesto, un joven con necesidades especiales, empuja con dificultad su silla de ruedas hasta llegar a una plataforma donde supuestamente pasará un transporte colectivo que lo lleve hasta Caracas. Ernesto es estudiante universitario y se mudó a las afueras de la capital con su familia en busca de independencia porque antes vivían hacinados en casa de su abuela. Ahora se arrepiente. “Vivo en un piso 7 y el ascensor estuvo dañado mes y medio, además no me puedo montar en todos los autobuses, sólo en los que disponen de rampa.  Me quiero mudar de acá, pero no tenemos los recursos para hacerlo, para mí es un verdadero problema subir y bajar todos los días a Caracas”.

Estos son tres casos extremos, pero no los únicos que se construyeron en Caracas como parte del programa social llamado Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), lanzado por el gobierno del fallecido Hugo Chávez el 30 de abril de 2011,  en principio como respuesta a las miles de familias que quedaron sin techo a raíz de las intensas lluvias registradas en el país entre 2010 y 2011, según la versión oficial. El proyecto se convertiría en la principal promesa de un mandatario enfermo en la campaña por la reelección de 2012.

El aislamiento en los tres ejemplos no es una simple metáfora. Lejos de la promesa de entregar “viviendas dignas” a los más desfavorecidos, el proyecto de vivienda social, convertido en buque insignia del gobierno chavista, no ha garantizado igualdad de condiciones para los pobres. Independientemente de que  se trate de las llamadas “ciudades socialistas”, alejadas de la capital o de edificaciones en en pleno centro de la ciudad, con acceso a servicios y comercios, los conjuntos de la Misión Vivienda han generado la exclusión urbana de sus habitantes a 7 años de su creación.

La Misión Vivienda no cumple con las condiciones para ser considerado como un hábitat digno, concepto que exaltaba Chávez cada vez que podía con el slogan de “vivir viviendo”. Se salta no solo la normativa internacional que ha suscrito Venezuela como país miembro de las Naciones Unidas sino también la nacional e incluso la emitida por el propio programa del gobierno. En su conjunto, reproduce factores que promueven la exclusión social y discriminación urbana.

Es la conclusión a la que llega  Runrunes luego de recorrer una veintena de  urbanismos de la zona metropolitana de Caracas (formada por 5 municipios: Libertador, Chacao, Baruta, El Hatillo) con el propósito de evaluar el estado de estas edificaciones, su entorno y la vida que en ella hacen sus habitantes.

Escalones de la Misión Vivienda

Para evaluar las condiciones de los urbanismos de la GMVV, Runrunes diseñó un instrumento de medición que tomó en cuenta características, calidad de los servicios y equipamiento

21

Urbanismos visitados, compuestos por un total de 299 edificios

46.385

Total de viviendas de la GMVV en el AMC: Hasta diciembre 2015 (cifras oficiales)

17.917

Total de viviendas correspondientes a los urbanismos visitados por Runrunes (equivalente a 39% del total de viviendas entregadas en el AMC)

Sectores visitados: Coche, El Valle (Fuerte Tiuna); Macarao, Caricuao, Catia, Antímano, La Yaguara, Santa Mónica, Cerro Negro (Autopista Caracas-LaGuaira), Montalbán, Maripérez (avenida Libertador), San Agustín (Av. Bolívar) y Sabana Grande. Todas situadas en el Municipio Libertador

Fuente: Equipo de Investigación de Runrun.es, MVH, IMUTC

Entre el 1º de marzo y el 17 abril de 2018, fueron visitados 21 conjuntos de la GMVV en Caracas, que reúnen un total de 17.917 viviendas distribuidas en 299 edificios. El número de apartamentos analizados equivale a 39% del total de los 46.385 apartamentos construidos en el Área Metropolitana de Caracas hasta diciembre de 2015, según datos oficiales.

El número de viviendas construidas en Caracas representaría 2,3% del total de las casas y apartamentos de la GMVV en todo el país, si se toma en cuenta que  las cifras oficiales indican que hasta marzo de 2018 han sido entregadas 2 millones de viviendas bajo este programa gubernamental.

El análisis de la muestra identificó que las principales padecimientos en  estos 21 urbanismos son: 90% no tienen sistema de recolección de basura o es deficiente; en 67% el transporte que comunica a los urbanismos con el resto de la ciudad es precario o prácticamente inexistente; 71% no cuentan con equipamiento educativo, 62% no tiene centros de salud; en 91% no hay instalaciones para actividades culturales ni deportivas en 48%. Filtraciones y humedad en paredes y techos están presentes en 90% de las viviendas visitadas. También a muchos los ahogan el hacinamiento (entendido como la ocupación de 2,5 personas por habitación según estándares internacionales).

A 7 años de este ambicioso programa social, que se propone entregar 3 millones de viviendas en todo el país en 2019 para “saldar el déficit habitacional” de Venezuela, buena parte de los problemas de las barriadas de Caracas se continúa reproduciendo entre las torres masificadas, edificios de 5 pisos y chalets, cuya existencia promedio es de  cinco años de construcción. En muchos casos, cinturones de miseria se han instalado en la ciudad.

Número de pisos

38% de los 21 urbanismos visitados en Caracas estaban conformados por torres de 12-15 pisos, 33% por 6-8 pisos y 29% por 4-5 pisos

Fuente: Equipo de Investigación de Runrun.es, MVH, IMUTC

Sistema estructural

  • Concreto armado (15) 71% 71%
  • Mixto (5) 19% 19%
  • Metálico (1) 5% 5%

Para la muestra (que abarcó diferentes parroquias de Caracas, prototipos de viviendas y organismos encargados de su construcción) se diseñó un instrumento de medición que tomó en cuenta las categorías planteadas en un estudio del Instituto Metropolitano de Urbanismo Taller Caracas (IMUTC), perteneciente a la extinta Alcaldía Metropolitana, así como los “Lineamientos generales para el diseño y construcción de viviendas y nuevos desarrollos habitacionales en el marco de la GMVV”, publicados en Gaceta Oficial 40.215 del 26 de julio de 2013. Con esta encuesta se evaluó si se cumplen o no los criterios mínimos para considerar una vivienda como “habitable y digna”, lo que tanto han pregonado los gobiernos de Chávez y Maduro.

Programación estimada de viviendas a culminar por año (2013-2019) a nivel nacional

Gran Misión Vivienda Venezuela – Año 2012

2,65

millones de viviendas

Esta era la meta de entrega en el año 2012. Con el paso de los años se va modificando. Ahora aspira a sumar 3.000.000

Fuente: MyC MinVivienda 2012

2013

Meta: 380.000 viviendas

2014

Meta: 400.000 viviendas

2015

Meta: 410.000 viviendas

2016

Meta: 400.000 viviendas

2017

Meta: 400.000 viviendas

2018

Meta: 400.000 viviendas

2019

Meta: 260.000 viviendas

*Nombre ficticio para proteger la identidad del entrevistado

Viviendas in-dignas

Un hábitat digno está compuesto más que por un techo y cuatro paredes. Debe reunir las condiciones para ser considerado una vivienda adecuada