Misión Vivienda

Plataforma de exclusión en Caracas

Inclusión, igualdad, hogares dignos. Fueron las promesas que acompañaron el lanzamiento de la Gran Misión Vivienda Venezuela en 2011, un programa social destinado a cubrir las carencias habitacionales de los más necesitados. Pero a 7 años de su creación, el proyecto que fue bandera de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro ha logrado lo contrario a sus objetivos iniciales. Aislamiento urbano, filtraciones, hacinamiento, inseguridad, insuficiencia de centros de salud y educación,  falta de transporte, vialidad y servicios de recolección de desechos son los padecimientos de buena parte de los habitantes de sus característicos edificios en Caracas. Así lo pudo comprobar Runrunes tras un recorrido por 21 urbanismos en la capital, equivalentes a 39% del total de apartamentos construidos en el Área Metropolitana de Caracas. Mediante un instrumento de evaluación, se verificó que la Misión Vivienda no reúnen las condiciones de un hábitat adecuado. Tramo a tramo, las casas de interés social del chavismo cimentan la segregación urbana

“Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y comunitarias”

Artículo 82 Constitución de Venezuela

“Nuestras ciudades deben ser lugares en que los seres humanos disfruten de una vida plena en condiciones de dignidad, buena salud, seguridad, felicidad y esperanza.”

Declaración de Estambul sobre los Asentamientos Humanos. Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos. Estambul (Turquía), 1996.

Aislados dentro de la ciudad

Aunque se encuentren en el centro de Caracas, los habitantes de la Misión Vivienda se encuentran marginados de las condiciones para vivir dignamente